La singularidad propia de la novela de Antonio Di Benedetto reclama por un sistema estético que desborda las poéticas de los géneros. Que transcurra en 1790 solamente determina un período; el resto es insólitamente desconcertante, pues hay una fuerza expresiva en el texto que es al mismo tiempo concreta y abstracta. ¿De qué manera filmar una rareza literaria como Zama?

Podés leer la versión en texto de este análisis publicado en Con Los Ojos Abiertos aquí.

Suscribite al canal de YouTube de El Cinematógrafo aquí.